Aprender a nadar debe ser una prioridad para todas las familias.Los niños y sus padres necesitan aprender a nadar para ayudar a que el tiempo que pasen en el agua sea seguro y divertido. Este deporte tiene muchos beneficios, y se aconseja iniciarlo en edades tempranas para poder desarrollar sus capacidades físicas y psíquicas.

Cada niño/a se desarrolla a ritmos distintos, y no todos están listos para iniciar las clases de natación a la misma edad.  Cuando se tome la decisión, hay que tener en cuenta la madurez emocional, el desarrollo físico y las limitaciones de sus habilidades y el nivel de confianza que tenga el niño/a en el agua.

Neokids_natacion-blog

A qué edad empezar las clases de natación

A partir de los 4 meses

Para empezar con un primer contacto en el agua, recomendamos que se inicie la actividad a partir de los 4 meses.  Los bebés a esta edad muestran movimientos reflejos en el agua, por lo que en esta etapa buscaremos la adaptación, familiarización y poder reforzar sus habilidades físicas, psicomotrices, sociales y sensoriales, además de fortalecer el vínculo papá/mamá y bebé, ya que es una actividad para que disfruten juntos.

También es una estupenda manera de iniciar buenos hábitos de seguridad en el agua y empezar a prepararlos para aprender a nadar cuando ya tengan edad de ir solos.

Edad 2-3 años

Para cuando cumplen 2-3 años, la mayoría de los niños están listos para clases de natación solos con un monitor. A esta edad, pueden por lo general aprender técnicas para sobrevivir en el agua, tales como flotar, pedalear, buscar un punto de salida y sobre todo disfrutar en el agua. Algunos niños/as empiezan las clases a esas edades, al ser algo nuevo para ellos/as es importante el apoyo y motivación de los padres, ya que el comienzo puede ser complicado por miedo a lo desconocido.

Edad 4 años

A partir de los 4 años, la mayoría de los niños que toman clases de natación aprenden el estilo crol y espalda, más adelante según la capacidad del niño/a se les inicia a la braza y mariposa. En estas edades se empieza a perfeccionar los estilos para su correcta realización.

Es importante que, aunque los niño/as vayan a clases de natación, la actividad es un apoyo para que sepan desenvolverse en el agua y saber las normas de cómo actuar, pero nunca tenemos que dejarlos solos mientras estén en el agua.

Siempre es buen momento para empezar a nadar para niños y adultos.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *