Si estás embarazada y quieres mantener un ritmo de actividad física ideal para ti, tanto estos ejercicios específicos como la natación para embarazadas que practicamos en la piscina de Neo-kids, son la elección ideal.

Los cambios cardiovasculares, metabólicos y hormonales que se producen durante el embarazo implican esfuerzos notables en los cuerpos de las mujeres, por ello, practicar un deporte en el que tu cuerpo “no pese” tiene muchos beneficios. Así os lo contábamos en el post “Beneficios de la natación en embarazadas” hace unos meses. 

En nuestro programa especial para embarazadas, además de incluir natación convencional, se pueden practicar numerosos ejercicios. En el post de hoy te proponemos algunos de ellos:

Fuerza de piernas: Una buena forma de ir entrando en calor y de fortalecer las piernas es con este sencillo ejercicio, que consiste en mover las piernas de manera alterna mientras estás sentada en el bordillo de la piscina.

Trabajo abdominal: Apoya tu espalda contra la pared de la piscina y cógete al bordillo con los brazos en cruz. Una vez estés bien colocada, levanta las piernas con las rodillas flexionadas y juntas. Ahora muévelas a izquierda y derecha. El número de repeticiones siempre depende de ti. No te fuerces y escucha tu cuerpo.

Fortalece tus abductores: Coge una pelota de tamaño mediano y póntela entre las piernas. Una vez colocada, ejerce presión contra ella con la fuerza de tus muslos durante unos 5 segundos y después descansa. Este ejercicio también se realiza en series.

Tonificación de brazos: En posición cuclillas y con la ayuda de un churro (así flotarás más), desplázate por la piscina con la fuerza de tus brazos, moviéndolos hacia delante y hacia atrás.

Flexibilidad de piernas: Apoyada en el bordillo, sujeta una pierna por el empeine y adelanta la pelvis ligeramente. Tienes que notar cómo se estira la parte delantera del muslo. Otro ejercicio ideal para estirar la musculatura de las piernas es abrazar tu pierna, subiendo la rodilla, mientras mantienes la espalda estirada y apoyada en la pared.

Relajación y consolidación: Coloca dos churros (uno colocado en la parte de la cabeza/cuello y el otro en las rodillas) y tómate un par de minutos haciendo respiraciones de relax.

Estos seis ejercicios ayudan a tonificar, fortalecer y relajar. Después de cada clase te sentirás mucho más ligera y relajada. Un equipo de profesionales te ayudará y te guiará durante tus clases. 

Si tienes dudas y necesitas más información sobre tarifas y horarios de las clases de natación para embarazadas, no dudes en escribirnos a info@neo-kids.es

En nuestras instalaciones de Valencia ofrecemos clases para bebés (de 4 a 24 meses), natación infantil (de 2 a 7 años), aquagym y natación para embarazadas.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *